CJPPU:

Colocación de chip no aplica timbre profesional.

Noticias | Jueves, 21 de Diciembre de 2017

De: Asesoría Jurídica

A: Gerencia General

8/XII/2017

 

         Asunto: Se responde a consulta relativa a si corresponde o no a los

                       Médicos Veterinarios que realicen el llenado del formulario

                       electrónico en oportunidad de la colocación de chips  a

                       caninos, el pago de timbre profesional, y en caso  de

                       corresponder, cuál sería el valor.

        

         I) Normativa incidente.

 

         1La cuestión planteada se origina a partir de lo dispuesto en la Ley Nº 18.471, de 27/III/2009, atinente a la protección de los animales en su vida y bienestar (art. 1º) y más específicamente en cuanto crea la Comisión Nacional Honoraria de Tenencia Responsable y Bienestar Animal, como organismo desconcentrado dependiente del Inciso 07 Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (art. 14), asignándole entre otros cometidos el de proponer  a ese Ministerio la creación y organización de sistemas de identificación y registro de animales para la consecución de los fines y cometidos asignados a la Comisión, sin perjuicio de aquellos sistemas de registro que ya se encuentren consagrados en la normativa legal y reglamentaria vigente al momento de aprobación de la presente ley (art. 16 literal G), así como el de ejecutar, en coordinación con el Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca, y demás organismos públicos competentes, las acciones conducentes a la adecuación y optimización de los sistemas de identificación y registro de los animales que disponga la reglamentación (art. 16 literal H).

         La citada ley crea además el Registro Nacional de Animales de Compañía (RENAC, según lo denomina el art. 3º del decreto reglamentario al cual se referirá más adelante) donde se inscribirán todos aquellos animales de dicha categoría, correspondiendo su organización y funcionamiento a la Comisión Nacional Honoraria de Bienestar Animal (art. 18).

         2. Por su parte, el decreto 204/017, de 31/VII/2017, reglamentario de la precitada ley, regula la protección de los animales en su vida y bienestar, y la tenencia responsable de los mismos, disponiendo en su artículo 14 que todo tenedor a cualquier título de un Animal de Compañía deberá cumplir las siguientes normas de Responsabilidad Social, estableciendo en su literal a –en cuanto refiere al tema considerado–: inscribirlo en el Registro Nacional de Animales de Compañía (RENAC), agregando que las condiciones específicas de este registro serán estipuladas por la correspondiente reglamentación de la COTRYBA (Comisión Nacional Honoraria de Tenencia Responsable y Bienestar Animal). 

         3Esa Comisión emitió el 16/XI/2017 la resolución 002/2017  (sustituyendo la resolución 001/2017, de 16/III/2017), a través de la cual en su numeral 2º estableció como único sistema de Registro individual de animales de compañía a nivel nacional la identificación de los mismos a través de la implantación de un microchip, conjuntamente con el ingreso de los datos del animal y de su Tenedor Responsable al Sistema RENAC, todo ello de acuerdo con las definiciones, alcance y funcionamiento, de lo que tratan los artículos siguientes.

         En cuanto al tema objeto de la presente consulta cabe señalar que entre las aludidas definiciones interesa señalar que de acuerdo con el literal F (del elenco de definiciones comprendidas en el numeral 3º de la resolución) son Operadores RENAC los Médicos veterinarios acreditados ante la COTRYBA que realicen por sí, o bajo su supervisión directa, las actividades operativas del Registro: colocación de microchips conjuntamente con el ingreso de datos al Sistema RENAC, agregando que la COTRYBA mantendrá público y actualizado un listado de los operadores RENAC acreditados.

         A título informativo cabe consignar que entre las disposiciones que incluye el numeral 4º sobre alcance, se consigna que en una primera etapa se registrará en el RENAC exclusivamente a la especie canina (Canis lupus familiaris), procediendo con el registro de otras especies en una segunda etapa que COTRYBA definirá.

         4En este punto corresponde analizar si las llamadas actividades operativas del Registro, que la resolución 002 de la COTRYBA asigna a los Médicos veterinarios, en tanto Operadores RENAC, implica o no una actuación profesional gravada por el artículo 71 inciso a) de la Ley 17.738.

         A esos efectos corresponde acudir al texto del Registro Nacional de Animales de Compañía que se exhibe en la página web del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca.

         De su contenido puede destacarse que para el perfil de “operador” aplican las funcionalidades referidas a animales, propietarios y eventos animales (Tabla 1.2 de pág. 6). Se consideran “eventos”: extravío/recuperación, muerte, cambio de propiedad, cambio de dirección.

         En cuanto a los datos referentes a “propietarios”, son los concernientes a nombre, apellido, documento (cédula de identidad o pasaporte), correo electrónico, teléfono de contacto y dirección (pág. 8 in fine). Una vez ingresados tales datos se agregarán los animales asociados, a cuyo respecto los datos requeridos refieren a especie, número de chip, nombre, raza, sexo; si el animal es potencialmente peligroso, si es castrado; año de nacimiento; descripción y dirección  (pág. 14 in fine).

         II) Conclusión.

         5. De la información recabada en materia de normativa aplicable, cabe tener presente la participación que tiene el Médico veterinario en el sistema de identificación y registro creado, correspondiéndole la colocación de microchips conjuntamente con el ingreso de datos al Sistema RENAC (art. 3º lit. f) resolución 002 de COTRYBA), y también la preceptiva para la implantación del microchip  que se describe en el art. 5º literal a) resolución 002 precitada. Se indica al respecto que el microchip RENAC se implantará en forma subcutánea en el lado izquierdo del cuello del animal, previa verificación de que el animal no posee un microchip ya implantado. En  caso de que por algún motivo justificado no sea posible su implantación en dicho lugar, se colocará en la zona de “la cruz” entre las dos escápulas, y se hará constar expresamente el lugar de su colocación en el Registro del animal.

         6. No obstante lo señalado en cuanto a la referencia específica para la actividad de índole profesional que implica la colocación del microchip, no surge propiamente de ello el otorgamiento de documento que genere el gravamen para actuaciones de profesionales veterinarios a las que alude el inciso A) del artículo 71 de la Ley 17.738.

         Se concluye en ello atendiendo a los datos que la normativa mencionada requiere que el Médico veterinario releve en la función de “operador RENAC” que le asigna.

 

                                                  

                                                        Dra. Ma. del Rosario Minerva Ravera

                                                  Gerenta de Asesoría Jurídica